Enter your keyword

post

John Castro: Hablemos de Educación a distancia en época de Covid19

John Castro: Hablemos de Educación a distancia en época de Covid19

Durante esta crisis, en prácticamente todos los niveles de educación ha sido tema el estudio a distancia. Existen distintas miradas al respecto. Para algunos basta contar con plataformas de despliegue de cursos y computadores conectados a Internet con alumnos ávidos de conocimiento. La tecnología e infraestructura efectivamente está disponible desde hace tiempo en forma mayoritaria, aunque 1 de cada 10 alumnos no cuenta con estas capacidades. Por otro lado, no estoy tan seguro que una parte importante del alumnado tenga esa hambre por asimilar nuevo conocimiento y pueda hacerlo de manera autónoma. 

Para otros, basta con que los profesores entrenados para hacer clases presenciales, coloquen sus cursos en un video y listo. Para quienes ponen todas las esperanzas en temas tecnológicos, les digo que si compran la misma pintura y pinceles que Da Vinci dudo que pinten cómo él. Por lo tanto pareciera que tenemos las condiciones necesarias pero no las suficientes para lograr una transición exitosa en materia de educación a distancia. Digo transición puesto que esta modalidad de estudio llegó para quedarse y es necesario contar con las condiciones para aprovechar sus ventajas.  

Observo con preocupación cómo algunas autoridades, profesores y padres, están muy entusiasmados por una tecnología que no resuelve el fondo del asunto; el cual es: Lograr que los alumnos en esta nueva realidad puedan asimilar efectivamente el contenido de los cursos. Entonces, que es lo importante a abordar?

  • Contenido: a mi entender es la componente más relevante. El programa de una asignatura que se dicta de manera presencial tiene un ritmo e interacción totalmente distinta a una clase remota. Por eso adaptarlo a la plataforma de e-learning debe ser hecho por profesionales de ese rubro: diseñadores multimedia especialistas en programas educativos y juegos.   
  • Autenticación: es imprescindible lograr que el alumno que se registra en la clase sea quien verdaderamente toma el curso y los test. Existen herramientas poco invasivas que detectan características biométricas (forma de escribir o mover mouse) de usuarios.
  • Motivación: Mantener al alumno entusiasmado en seguir las clases y repasarlas con la finalidad de obtener el conocimiento esperado. Muy ligado a la forma de traducir el contenido.
  • Herramientas de evaluación: en este punto no existe claridad de la mejor forma de evaluar, e incluso ni siquiera existe certeza que sea el alumno quien rinda la prueba. Esto depende del tipo de contenido y también de la forma en que se genera el contenido. Un juego, puede ir evaluando en base a las etapas que se van pasando
  • Seguridad y privacidad: las plataformas empezarán a almacenar información valiosa tales como contenidos de cursos y datos personales. Todos estos activos de información se deben tratar como tales.

Qué propongo para avanzar?

  • Contenido: tal como lo expresé entes, es una pieza central. El experto en contenido es el profesor. Pero no necesariamente sabe cómo dejarlo disponible de la manera adecuada en la plataforma de e-learning. Mi propuesta es formar grupos multidisciplinarios con estudiantes del mundo audiovisual que preparen de manera atractiva este material para que los expertos en plataformas educacionales los dejen disponibles en las mismas. Incluso se pueden integrar desarrolladores de juegos para gamificar el contenido, haciendo que el proceso de aprendizaje se parezca más a un juego que a una sala de clases en una pantalla. Una ganancia adicional es que los alumnos que participen en este tipo de iniciativas, podrían convalidar una práctica en su carrera. Todos ganan
  • Plataformas: según cifras del Mineduc unos 330 mil alumnos no cuentan con capacidad para ver y seguir las clases no presenciales. Aquí sencillamente debemos acelerar la entrega de Tablet o computadores a esos alumnos. En el extremo, con el mismo entusiasmo que Corfo y Sofofa aportan a la construcción de ventiladores mecánicos, podríamos acelerar la construcción en suelo chileno de estos dispositivos para educación. Su costo debería reflejar una situación de crisis y que somos un país en vías de desarrollo.  
  • Telecomunicaciones: sin esta pieza, todos lo demás es música. Necesitamos un esfuerzo público-privado para dotar de spot iluminados en cada pueblo y colegio de Chile. Nuevamente el esfuerzo conjunto podría dotar a nuestro país de una capacidad que servirá para operar no sólo la educación de niños y jóvenes, sino meternos de lleno en la transformación de nuestros trabajadores, preparándolos para la sociedad del conocimiento.  
  • Escalamiento: un beneficio adicional que observo,  es que podemos lograr muy buena calidad de cursos y contenidos, para replicarlos a través de distintas plataformas de e-learning. Hacemos el curso una vez, y se puede dictar potencialmente para todo Chile. Evidentemente la capacidad de hacer las mantenciones y actualizaciones debe aparecer.    
  • Ciberseguridad. En este campo somos un país consumidor. Aquí se abre una puerta al desarrollo de tecnología en este campo, la cual puede ser exportada a otros sectores en el futuro e incluso a otros países. Contamos con los profesionales para ello, como ha quedado ampliamente demostrado en diversos campos.

Una vez más los conceptos de Innovación, colaboración y liderazgo juegan un papel fundamental para avanzar en estos cambios que nos permitirán no sólo sortear de mejor forma esta crisis sanitaria, sino que puede acarrear el gran beneficio de montar una industria basada en el conocimiento, de cara a los desafíos de la cuarta revolución industrial así como nos prepara para las próximas crisis, que de seguro vendrán.

El desafío también pasa por pensar en grande, implementando en las primeras fases a nivel local.

No Comments

Add your review

Your email address will not be published.